España·Europa

Comprando los boletos para ir a Toledo

Ya desde antes de llegar, sabía que nuestra estadía en Madrid iba a servirnos para hacer una escapada a algún lugar cercano… contaba con esa opción. Iba a depender del estado del tiempo (y de nuestra salud, sobre todo la de la abuela). Pero llegamos a Madrid y había ganas de sobra de seguir paseando!

Estuvimos 4 noches en Madrid, y la verdad que recorrimos prácticamente todo lo que queríamos ver. Ese último día entonces estuvo destinado a ir a pasarlo a uno de estos dos lugares cercanos, que yo ya había preseleccionado: Toledo o El Escorial.

Viendo el tema transporte y costos, y cómo movilizarnos en cada ciudad, nos inclinamos por la primera opción. Decidimos ir a la estación Atocha y tomar el tren de alta velocidad (el famoso AVE, por segunda vez). Gran sorpresa observar en las pantallas de la estación que el viaje sólo dura 33 minutos…

Llegamos a la boletería, sacamos número para que nos atiendan y tenía 30 personas adelante mío. Yo estaba medio enojada -porque había un tren que salía en 20 minutos y temía que no llegáramos a tomarlo- cuando diviso afuera las máquinas automáticas para comprar boletos. ¡La dejo a la abuela adentro, y salgo corriendo, ya que afuera no había nadie! Yo feliz con mi descubrimiento, pensando “que necesidad todo el mundo yendo a comprar siempre por ventanilla, cuando está esto!“…  me pongo a revisar las opciones, compro los boletos, elijo asientos, y habiendo ya casi finalizado la operación, me cancela la compra porque mi tarjeta de crédito no es de las nuevas con chip!!!

En ese momento me enojé, me enojé con VISA, con el banco… dada la cantidad de gente que había en la oficina, perdimos la posibilidad de salir en el tren próximo, y tuvimos que esperar una hora por el siguiente… Obvio, visto a la distancia no fue tan grave. Pero en el momento para mí lo fue, jaja.

Y así como nosotras, otras tantas personas con las tarjetas “viejas” comprando sus tickets por la vía tradicional. Pero la verdad que fue la única vez en todo el viaje que me perjudicó no tener tarjeta con chip. Así que tampoco fue para tanto! Antes de ir a Europa, precavida, las solicité al banco pero me dijeron que no me correspondían (?). Que sólo se las estaban dando a los clientes premium. Cosa que no soy.

Pasado el apuro, nos sentamos a mirar la gente pasar, haciendo tiempo hasta la hora de nuestro tren. Qué linda estación es Atocha, y qué movilizante pensar que hace unos años allí ocurrió una tragedia, en un lugar donde pasan por día miles y miles de personas.

* Y ahora sí, el día de paseo en Toledo, en este post.

(*) Si quieren ver todas las entradas del viaje por Europa con mi abuela, están acá: https://palomitaporelmundo.wordpress.com/tag/europa-2014/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s