Argentina·Iguazú

Recorriendo el Parque Nacional Iguazú

Sábado.

Después de la noche que habíamos tenido, teníamos ganas de dormir hasta el mediodía: a pesar de haber llegado temprano al restaurant que nos habían recomendado (El Quincho), estuvimos más de una hora esperando para comer, y después quedamos casi sordas por la cantidad de brasileros que había en ese lugar… entre la música y el bochinche, sumado al cansancio del vuelo y la humedad local, estábamos  muertas. Pero las 8 de la mañana, golpearon la puerta de la habitación para traernos el desayuno.

Estaba bueno el sistema del Tupa Hotel Boutique: la noche anterior, marcás en un papelito las opciones para el desayuno e indicás la hora a la que querés que te lo lleven a la habitación: varias opciones de bebida (café, té, chocolate, y podías elegir con leche fría o caliente, por ejemplo), medialunas, frutas, fiambre, cereales… muy completo.

Desayuno en el Tupa Hotel
Desayuno en el Tupa Hotel

Como esa noche dormiríamos en otro hotel, teníamos que hacer el check out antes de irnos, por eso dejamos las valijas en recepción y nos fuimos a tomar el colectivo para ir al Parque Nacional

Nos comentaron que existen varias opciones para ir: con excursión, en combi, en taxi… Pero elegimos la más barata de todas: el colectivo. Creo que el taxi nos costaba algo así como $250, mientras que el colectivo fueron $30 (y llegando al mismo lugar, la entrada del parque). Nos lo recomendó la chica del hotel, que por cierto fue muy divina con nosotras.

Lo habremos esperado en la parada unos 15 minutos, viajamos con toda gente local (muchos empleados del parque incluso, que los distinguimos por el uniforme) y en media hora estábamos en el ingreso al Parque Nacional.

.

Primer detalle: las entradas se pagan en efectivo. Yo ya sabía, y habíamos llevado plata suficiente. Pero una vergüenza que en la boletería de un un lugar así, no acepten tarjetas… especialmente para los turistas.

Horarios y tarifas / Página oficial: iguazuargentina.com
Horarios y tarifas / Página oficial: iguazuargentina.com

Después el segundo momento bochornoso fue la compra de los pilotines plásticos. Mamá vio a todos los contingentes de brasileros con sus pilotos para protegerse del agua, y quiso comprarse uno.
No nos avivamos de comprarlo antes de llegar al parque, así que tuvo que comprarlo ahí, y pagó $65 por su pilotín blanco. Gran sorpresa nos pegamos cuando nos dimos cuenta que afuera del parque ese mismo pilotín costaba $30, y que del lado brasilero, $45.

(Y descargo de mamá: los que vendían en el Parque eran de mala calidad -no lo suficientemente largos, los botones no abrochaban bien, entraba agua por la manga porque los puños no tenían elástico, la capucha no era lo suficientemente grande para cubrir la cabeza-. Como se dice, berretas. Pero los que vendían en Brasil eran bien largos, pasando las rodillas, tenían elástico en los puños, eran transparentes. ¡Eran mejores! ¡Por lo menos cumplían su función!)

Hecho el descargo, sigo.

.

Al ingresar al Parque, nos dieron unos mapas y nos indicaron los circuitos que existen: el inferior y el superior, y los dos senderos, el verde y Macuco. Estas cuatro opciones bien señalizadas son las alternativas que te permiten recorrer el parque entero. Nosotras decidimos empezar yendo al final del recorrido, y nos tomamos el tren hasta la estación Garganta del Diablo: el tren sale de la Estación “Central”, en el ingreso del parque, y va a la siguiente estación, “Cataratas”. Allí descendimos del tren, para tomarnos otro a la Estación “Garganta”.

Circuitos en el Parque Nacional Iguazú
Circuitos en el Parque Nacional Iguazú

Bajamos y casi fuimos corriendo por las pasarelas para llegar a la Garganta del Diablo. Mamá tenía razón: con tantos jubilados en el trencito, si nos apurábamos llegaríamos primeras a la garganta y podríamos verlas mejor…

Y así fue. A medida que nos íbamos aproximando, las pequeñas gotas ya te salpicaban, y a mí se me empañaban los anteojos. Ni hablar de la cámara de fotos, que ya la veía toda húmeda, y tuve que meterla en una bolsa. Pero llegamos al borde de la pasarela, y nos olvidamos de todo.

Instasize_0728105518[1]Es impresionante este lugar. No se puede describir con palabras la sensación de estar ahí parada al borde de ese precipicio… entre el ruido que te atrapa y los ojos que no dan abasto a lo que están viendo… mirás fijo un lugar, como queriendo retener en la retina una imagen de esa agua cayendo, y sentís que lo hace en cámara lenta, casi como algo surreal…
¡Realmente hermoso!


Instasize_0728105639[1]

Dejamos atrás la garganta, y volvimos a tomarnos el tren hasta Estación Cataratas, esta vez para recorrer el resto de los saltos del Parque: el salto Bosetti, San Martín, el Dos Hermanas… el sendero Superior recorre las cataratas “por arriba” y ves los saltos de agua hacia abajo… en cambio, el sendero Inferior te permite apreciar los saltos desde abajo, a la altura donde cae el agua.
La verdad que tener la posibilidad de disfrutarlos de ambos lugares es genial.

.

Una cosa que se puede hacer es tomarse la lancha y cruzar a la Isla San Martín, que está justo en el medio del cauce del río Iguazú. Y obviamente, subirse para darse un baño de bendición abajo de los saltos. Esto era lo más divertido, pero por no llevar la ropa adecuada, decidimos no hacerlo. Pero sí vimos a otra gente hacerlo, jaja, y se veía que la estaban pasando bien: la lancha te acerca al salto y se mete debajo de la caída de agua, produciendo sonrisas en todo el mundo.

.

A pesar de haber ido un fin de semana, fuera de temporada y lejos de las vacaciones, había muchísima gente. Todo el mundo nos había advertido lo mismo: Iguazú ya es un destino turístico por excelencia, y todo el año recibe turistas de todo el mundo. De hecho, los trenes venían completos. Había varios grupos de excursiones, que venían de Córdoba, de Santa Fe, de Buenos Aires. Mucha gente grande, eso sí, en tour de jubilados. Un grupo de señoras que cantaban. Y muchas familias.

El cielo amenazaba, se nublaba, parecía que iba a llover, se despejaba un poquito. Al final no vimos el sol, pero tampoco cayeron gotas… se pudo disfrutar el día! Y a pesar de terminar cansadas, la recorrida del Parque Nacional se puede hacer en un día, tranquilas y sin correr. Fue un día inolvidable. Ahora me queda volver en primavera o verano, y así disfrutar también del sol…

– Junio 2015 –

.

Anuncios

2 comentarios sobre “Recorriendo el Parque Nacional Iguazú

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s