Argentina·Jujuy·Salta·Viajes

Mi primer viaje: conociendo el Norte argentino

En el 2010 me subí por primera vez a un avión para ir a conocer Salta y Jujuy.
Y con ese viaje empezaba una nueva etapa de mi vida: la viajera.

Fueron muchos años de ir a la costa argentina con la familia… algunos veranos tuve la suerte de poder ir con mis amigos también. Pero una vez apareció la idea de hacer un viaje distinto. ¿Y si nos vamos al norte?  Tenía 22 años.

Llegué ese día a Aeroparque con mi mochila de 60 litros que estaba por estrenar y un montón de sensaciones encontradas: emoción, nervios, ansiedad, miedo, felicidad. Me iba de viaje a un lugar nuevo, distinto, desconocido. Dejaba atrás las vacaciones de siempre para emprender una aventura. Por ahí ahora suena un poco infantil, pero en ese momento era todo nuevo para mí: me acuerdo cómo me sentía y revivo la alegría enorme que me salía por los poros, la sonrisa en mi cara.

Bastaron unos días para descubrir que me gustaba eso de estar en un lugar nuevo, probar otra comida, ver otros paisajes… entender que había otros lugares para irse de vacaciones, que sólo era cuestión de organizarse… que nada era tan inalcanzable. ¡Que había tantas cosas por ver!

… al volver del Norte me prometí no volver a repetir un destino de vacaciones.

Había leído mucho, pero en ese momento no teníamos tantas herramientas como ahora. Así que hubo mucho factor sorpresa 🙂

Mi primer viaje en Enero de 2010 fueron 14 días donde recorrimos Salta, Cachi, Cafayate, Tilcara, Purmamarca, Humahuaca e Iruya.

RECORRIDO NOA

La mayoría de los hoteles los reservamos desde Buenos Aires. No sé si en ese momento se usaba reservar por booking, pero me acuerdo de juntarnos a llamar por teléfono a algunos lugares… el pasaje lo compramos en LAN, y me costó $466 más impuestos (unos $600), todavía me acuerdo. No estaban las 12 cuotas.

  • Llegamos al aeropuerto de Salta y nos fuimos a un hostel, Inti Huasi. Creo que hoy ya no está más. Estuvimos tres días en la capital, donde fuimos al MAAM (Museo de Arqueología de Alta Montaña), a la plaza central, a la iglesia de San Francisco, al Cerro San Bernardo, a San Lorenzo.
    En el MAAM es donde están los niños del Llullaillaco, uno de los hallazgos arqueológicos más impresionantes: son los cuerpos congelados de tres niños que están conservados tan perfectamente que impresiona.
Iglesia San Francisco
Iglesia San Francisco, Salta
  • Nos fuimos luego para Cachi en colectivo. El viaje fue durísimo, todo camino de montaña y de ripio. Es un pueblo pequeño y muy pintoresco. Nos gustó tanto que decidimos quedarnos a dormir. Encontramos una casa con una habitación enorme con varias camas cucheta y otra privada (éramos 5 amigos + una pareja). Al día siguiente desayunamos y nos fuimos. Me acuerdo del pan casero y la mermelada que nos dieron. Fuimos para el lado del cementerio, que quedaba cuesta arriba, y pudimos apreciar Cachi desde lo alto.
Camino a Cachi
Camino a Cachi, sobre las nubes
  • Nos fuimos a Cafayate en una camioneta, “servicio que contratamos” en la plaza de Cachi, hablando con la gente local: tres fuimos en la cabina con el conductor, y los otros cuatro tuvieron que ir en la caja, con las mochilas de todos. Llegaron todos llenos de tierra. Fuimos parando en el camino para rotar.
    Llegamos casi de noche, sin alojamiento (la idea original era pasar 2 noches en Cachi), y estuvimos horas buscando… Cuando ya casi que nos decidíamos a dormir en la plaza y turnarnos para cuidar las cosas, aparecieron lugares en dos hostels separados a unas cuadras. Yo dormí con las chicas en una habitación que medía 2 metros por 1 metro. Me tocó en la cama de arriba. Cuando me levanté a la mañana siguiente, me golpeé la cabeza contra el techo. Nos encontramos al día siguiente para ir a nuestro hostel: Ruta 40. Era hermoso, un espectáculo, parecía un hotel… Teníamos una habitación gigante, ducha, cama con sommier, un lujo!
    En Cafayate caminamos muchísimo, escalamos, vimos viñedos, comimos empanadas, tomamos vino, disfrutamos mucho estar en el hostel. Fuimos a la Quebrada de las Conchas y vimos el sapo, los castillos y la garganta del diablo. Hermoso paisaje el de los Valles Calchaquíes.
Camino a Cafayate
Camino a Cafayate
Los Castillos
Los Castillos
  • Fuimos también para Tilcara, y así entramos en la provincia de Jujuy. Qué hermoso lugar. Había mucha gente… pero se respiraba una paz! Acá perdimos a dos del grupo. Dormimos en unas cabañas. Fuimos al Pucará, al mercado, nos compramos los puloveres típicos que tiene todo el mundo y a seguir comiendo empanadas. Desde acá contratamos la excursión a las Salinas Grandes y a Purmamarca, para ver el Cerro de los Siete Colores. Amé esta ciudad.
Mercado de Tilcara
Mercado local
Pucará de Tilcara
En el Pucará de Tilcara
  • La siguiente parada fue Iruya: una ciudad anclada en el medio del valle, a la que se llega después de casi dos horas en colectivo. El camino fue en subida, y luego desciende, al cruzar el cauce de un río se llega a esta ciudad. Fue increíble. A pesar de que ahora está de moda y va todo el mundo, mantiene la esencia de pueblo. Fue hermoso abrir la ventana del hostel y sentir la ladera de la montaña casi al alcance de mi mano. Fue el lugar donde más sentí la altura, donde mejor aprecié los colores, donde más me conecté con este rincón del país.
  • Por último, fuimos a Humahuaca, pequeña ciudad de descanso y último punto antes de volver para Buenos Aires.
    Parque Nacional Los Cardones 2
    Parque Nacional Los Cardones

    Parque Nacional Los Cardones
    Parque Nacional Los Cardones

 

Fue un viaje increíble. Encima fue mi debut en avión. Recuerdo que pedí la ventana tanto a la ida como a la vuelta. Mis amigas, más viajadas que yo, dormían o leían. Yo vine las 3 horas mirando por la ventana, con el cuello duro de tanto tenerlo de costado!

Y no me olvido más de la primera vez que vi Aeroparque desde el cielo, el asombro que me dio estar sobre un colchón de nubes, y ni hablar del aterrizaje en el aeropuerto de Salta: no se veía nada, todo era gris por lo nublado que estaba, y de repente, entre medio de las montañas, apareció a nuestros pies la pista. Un recuerdo que no me olvido más.

Gran gran gran primer viaje.-

 

 

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Mi primer viaje: conociendo el Norte argentino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s