Australia·Viajes

Sydney: días 8 y 9

Miércoles 04/05/16:

Hoy dormí hasta tarde y estuve todo el día medio cansada.

Anoche terminé saliendo con el argentino que vive en el departamento que fui a ver, y algunos de sus amigos. Todo un grupo que viven acá en Sydney, muy buena onda, fuimos a una muestra de fotos de Nepal después del terremoto (?), donde comimos y tomamos gratis, jaja. Y después a jugar al pool y a comer una pizza con gente que estaba en esa muestra pero que yo no tenía idea quienes eran. Estuvo muy divertida la salida, me vino bien salir y conocer gente nueva, y sobre todo… ¡hablar en español!.

El resto de los argentinos viven todos en la playa, en una casa. Se conocieron acá, una chica está de novia con un chileno y hay dos que son amigos del colegio: el chico se vuelve este viernes a Argentina y la chica se queda. Ya les pedí sus contactos para poder seguir viéndome con ellos.

Algunas cosas hice hoy igual: mandé varios currículums más y estuve viendo más publicaciones de departamentos. De hecho, también fui a ver uno en un barrio cerca de la estación Central, pero para el lado de las universidades. No es un feo barrio, pero el departamento está lleno de chinos, y conviven en armonía todos bastante apretados. De hecho, la parte donde duermen los varones es en el living y estaba tapada con una cortina. Una lástima, el departamento tenía tremendo balcón…

Ah, y también fui al supermercado. Estuve mucho tiempo ahí adentro y estuve sacando algunas fotos para mostrarles.

Jueves 05/05/16:

“De paseo por mi nuevo barrio, Surry Hills”

Primer día que me levanto a las 9 am. Toda una marca personal. La chica que viene a limpiar la habitación todas las mañanas creo que se preocupa porque sigo en la cama. Todos estos días venía siendo la mañanera desayunando entre las primeras.

Me vuelvo a pasar la mañana en el hostel, pero ahora cargo mi CV en una consultora diferente y aplico a varias ofertas de laburo. Entre ayer y hoy creo que mandé 20 currículums. Alguna propuesta va a aparecer. Es tremendo cuánto tiempo estoy sentada con la computadora.

Al mediodía me escribe el dueño del departamento que fui a ver el martes, donde vive el argentino. Me pregunta si lo voy a querer o no. Y le digo que sí. Ya vi varios y al final es el que más me convence.

A las dos de la tarde le transfiero la plata de la garantía: acá para mudarte te piden por lo general un “bond“, que en este caso fueron tres semanas de alquiler. Si yo dejo el departamento antes de los 3 meses y consigo alguien que me reemplace, el dueño me devuelve ese bond.

Coordino con él y paso a buscar la llave por su trabajo. Me puedo mudar hoy si quiero, pero ya pagué el hostel hasta el sábado. Y aunque el chino insiste con que me mude hoy, le digo que no y me la juego: al final logro negociar sólo pagarle a partir del domingo.

Llave en mano, me voy para mi nuevo departamento, pero no subo. Me voy a recorrer el barrio, a identificar el supermercado, las paradas de colectivos. Y me llevo una linda sorpresa: el barrio es mucho más lindo de lo que pensaba. El martes había ido de noche y caminado para el lado de la estación de tren, me había parecido todo muy oscuro. Esta vez, son las 4 de la tarde, me doy cuenta que hay muchos árboles y que es un barrio más residencial, no hay tantos negocios como tengo cerca del hostel. Y me encanta.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s