Australia·Viajes

Sydney: día 25

Sábado 21/05/16:

Hoy me levanté sin despertador y sin apuro. Qué placer desayunar tranquila, aprovecho y me como unas tostadas, yogur con avena, un café con leche… si hubiera fruta también comería. Como me quedé sin verduras, nos vamos con Alba al mercado a hacer las compras.

Anoche cuando salí con las mozas a tomar una copa de vino, una me comentó de una agencia de eventos donde siempre necesitan gente. Me pasó el dato, le comenté a Alba y vamos a mandar nuestros CV ahí también. Supuestamente pagan bien y son eventos de 3 a 5 horas, donde pasás entre la gente con las bandejas con comida y bebida. Nada del otro mundo. Voy a modificar un poquito mi CV otra vez, jaja.

A la tarde vino Maru al departamento. Estuvimos un rato en casa, mientras yo lavaba un tanda de  ropa y ponía otra tanda en la secadora. Cuando estuvimos listos, el chileno, Alba, ella y yo nos fuimos para el barrio de Marrickville, donde hay una feria de comida.

Se llama Street Food Markets y hay todos puestos de comida de distintos países. Veo cosas raras, algunas más ricas que otras. ¡Venden desde arepas hasta choripanes! Me termino comprando a medias con Maru una especie de sandwich de pollo (con un pan árabe y una salsita de yogur tremenda), pruebo una Sambouse, que es como una empanada triangular frita rellena de verduritas, y de postre como unos pequeños arrollados de dátiles con chocolate, espectaculares.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Lo que no me di cuenta es que después de todo lo que comí en la feria, íbamos a cenar a lo de Dani, amigo de Alba. Tenía la panza llena, pero no me importó demasiado: Dani nos cocinó a todos unos fideos a la carbonara que estaban increíbles. Tuve que hacer espacio en el estómago, jaja. Nosotras llevamos un vino blanco.

Teníamos ganas de salir pero al final no hicimos nada. Bah, sí: les enseñamos a jugar al chancho, el juego de cartas. ¡Qué manera de reírnos! Después de que Dani perdiera, cumplió con su prenda y jugamos a otro juego que nos enseñaron… Se nos pasó el tiempo sin darnos cuenta, estuvo muy divertida la noche.

Cuando salimos de su casa eran casi las 12 y ya el tren no pasaba… pero había un colectivo enfrente a la estación. Cuando no hay más servicios, el gobierno pone estos micros a disposición GRATIS para que tengas manera de volver a tu casa. Una idea genial. En 15 minutos estábamos bajando cerca de casa.

Por acá de noche hay mucho movimiento, pero todo es muy tranquilo. Aún caminando por calles oscuras no tengo miedo, mucha gente anda sola por ahí, hay callejones silenciosos y sin embargo, no pasa nada. Lo máximo que vimos fue a un borracho tirado en el piso y dos hombres que lo tenían agarrado desde atrás. Pero bueno, borrachos hay en todos lados.

Llegamos a casa con Alba, nos hicimos unos sandwiches y nos fuimos a dormir. ¡Mañana madrugamos! 🙂

IMG-20160521-WA0007[1]
Dani, Maru, Alba y yo jugando al chancho

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s