Australia·Viajes

Sydney: días 22, 23 y 24

Miércoles 18/05(16: 

Llegó el primer día de trabajo  oficial. ¡Vamooooo!
Estoy a las 5 puntual, dejo la mochila en el cuartito y me ato el pelo. La manager me presenta a mis compañeras: hay una chica de UK, una colombiana y una argentina. Voy y me presenta en la cocina: está el chef y hay dos o tres asistentes de cocina de Nepal. Todos los que estamos ahí, salvo el chef, somos gente que está de paso.

En este lugar trabajo cash in hand, que quiere decir que me pagan en efectivo. En negro digamos. La paga es una vez por semana, y aparentemente es una práctica muy común en los bares y restaurantes. La verdad que no me molesta, mientras que me paguen…

Esa noche hay un evento de 40 personas. Reacomodaron las mesas de forma tal que el grupo ocupa casi la mitad del salón. La manager me dice que esa noche me encargue de todo el resto, menos de ese grupo. Y como yo recién empiezo, me pongo a hacer lo más fácil.

A través de una barra que comunica la cocina con el salón, a los asistentes les pasamos los platos y cubiertos sucios, y ellos nos lo devuelven limpios. Me ocupo de eso, creo que esa noche lavo y seco 500 cubiertos. También me encargo de rellenar las botellas con agua. Ah, porque acá cuando viene un cliente, se le ofrece siempre un vaso con agua. También me enseñan a usar el dishwasher, la máquina para lavar los vasos y copas. Por lo que veo hay más gente que vasos, así que lavo cada dos por tres, los seco y los guardo.

La gente del evento tiene un menú armado, entonces de repente salen 40 croquetas, 40 costillitas, 40 porciones de papas bravas… Es medio un loquero, pero nos acomodamos. En un momento se tranquiliza todo y me voy al baño. La chica de Holanda me convida un muffin que tiene en la mochila, me lo devoro. Qué hambre tengo, esto de ver pasar comida y no poder picar nada no me gusta, jaja.

Termina la noche sin mayores sobresaltos. Nos ponemos a limpiar. Escoba, trapeador, limpiamos las mesas, lavamos toda la vajilla, entramos las mesas de afuera… y de repente, la gloria. Veo a las mozas comiendo. Sobró comida y están todas cenando.

¿Querés comer algo?, me llaman.

Esa noche ceno en casa una vianda de costillitas de cerdo con papas bravas. Recalentadas al microondas, pero más no puedo pedir. Bah, sí, podría pedir que no me duelan tanto los pies.

 

Jueves 19/05/16:

A la mañana arranco temprano, a las 7.30 am estoy en Auburn, un barrio a 20 minutos de donde vivo. El tren me dejó enseguida. Me vine hasta acá porque hoy voy a intentar repartir volantes en los buzones de las casas, es decir, a domicilio. El viernes pasado hice la inducción y hoy me pareció un buen día para empezar.

Nos dan un GPS a cada uno, un mapa con la zona a recorrer y volantes, muchos volantes. Me traje una bolsa de supermercado y aparte tengo la mochila. Debería ser suficiente. Pero no: hoy no me dan volantes, me dan unos sobres de algún político local, que son bastante grandes y ocupan bastante espacio. Lo bueno es que me dicen que me pagarán más.

Supuestamente el mapa se cubre entre 4 y 8 horas. Yo no sé si estoy tan fuera de estado o si es el calor o qué… pero pasaron 5 horas y sólo cubrí el 50% del mapa. Encima me perdí, jaja. Y se me rompió la bolsa, así que la llevo abrazada con los sobres adentro, muy incómoda.

En el mapa también me indican en qué esquinas hay cajas para que reponga sobres. La primera vez no la encuentro y tengo que llamar a mi supervisor a que me traiga. Es un chino que no le entiendo nada cuando me habla, jaja.

A la una de la tarde tengo calor, hambre y no tengo más ganas de trabajar. Llamo a mi supervisor y le digo que lo lamento pero que tengo que irme a mi otro trabajo (lo cual no es mentira) y que el mapa es demasiado grande para cubrir en una mañana. Me dice que no hay problema, que puedo seguir mañana.

Claro, acá te pagan por zona completa, no por horas. Así que si lo hacés rápido es un buen negocio… pero si sos lenta como vengo yo, ya no es tan conveniente.

En la estación de tren me compro una gaseosa bien fría (y eso que yo sólo tomo agua) y me como un muffin. Me podría haber comido una vaca. Llego a casa pasadas las 14, ducha y siesta. A las 17 tengo que estar en el restaurante de nuevo.

Esa noche en el restaurante hay más movimiento que ayer. Aprendo a hacer sangrías y me explican cómo se hacen algunos tragos, también me dicen que reponga la heladera con cervezas y que las acomode siempre prolijas a los ojos del cliente, con las etiquetas para adelante. También me piden que seque los vasos y los cubiertos siempre mirando a la gente y no de espaldas.

Pero cuando escuchas el ring del timbre de la cocina, hay que dejar TODO lo que estés haciendo e ir corriendo a buscar los platos para servirle al cliente.

Primer situación: suena la campanita, voy a la cocina y veo los platos. Los voy a agarrar y me caga a pedos el chef. No terminó de presentarlos. Claro, estaban de su lado de la mesada, no del mío. Me pega un grito y le pido disculpas. Mala mía por ansiosa. A partir de ahora voy y pongo las manos en la espalda hasta que él me extiende los platos.

Segunda situación: diez minutos después vuelve a sonar el ring, busco un plato y el chef me dice “mesa 23”. Voy a la mesa y esa gente no pidió nada. Vuelvo a la cocina, le explico y me empieza a cagar a pedos. Que como se va a confundir, que la mesa 23 no existe, y que tengo que aprender los números de las mesas antes de empezar a trabajar. Casi como una nena del colegio, voy a buscar a la manager y le cuento lo que pasó.

Me dice que no pasa nada. Aparentemente el chef es medio cabrón y se lleva como el orto con todos. El dueño del restaurante ya ha hablado con él y ha mejorado su actitud comparado con antes. ¿Pero y la reacción de recién? Parece que la gente de la mesa 23 se había cambiado de lugar y él no lo sabía. Bla bla bla, se cree superior por ser chef pero la gente también se equivoca. De ahora en más, voy a dejar de darle bola y agradecer siempre con una sonrisa cuando retire un plato. No quiero darle motivos para que crea que no sé nada. Aunque él no sabe que realmente no sé nada, jajaja.

Viernes 20/05/16:

Vuelvo a Auburn a las 7.30 am para terminar el mapa de los volantes. Que sueño y que frío que hace a esta hora. Me duelen muchísimo los pies, estar toda la tarde parada en el restaurant me mata, creo que los zapatos que me compré no son tan cómodos como parecían.

En tres horas más o menos termino el mapa. En el medio mi supervisor chino me acerca más volantes y nos quedamos charlando un rato. “Charlando” en un inglés bastante incomprensible. Le digo que tengo hambre y me convida una mandarina, jajaja. Quisiera sacarle una foto a ese momento.

Cuando termino el mapa y me vuelvo a casa, me prometo no volver a hacer este trabajo. No estuvo mal, pero no vale la pena por lo poco que pagan.

Es viernes y es mi última tarde en el restaurante. Esperamos mucha gente que venga después de trabajar. Esa noche cerramos un poco más tarde que los días anteriores.

En el restaurante veo que hay patas de jamón colgando del techo. Le hago un chiste al chef y le digo que me llevaría una con gusto a mi casa. Y me dice que son de mentira, porque a Australia no se pueden entrar piezas de carne con hueso.

Esta noche aprendo algunas cosas más, como que al servir el vino en la mesa tengo que dejar la botella abierta, sin la tapa, y que cuando viene alguien a sentarse en la barra también hay que ponerle platos. Después del cierre, los chicos de la cocina nos dejan unas croquetas calentitas en la cocina para que comamos. Lástima que hay que compartirlas, jaja, me comería la docena entera. Salimos de ahí y nos tomamos un vino con las mozas en un bar cerca del restaurante. Una copa y vuelvo a casa relajada para irme a dormir.

Esa noche mis pies ya casi no los siento doloridos… me puse doble curita y estoy mejor. Pero creo que el finde voy a estar descalza todo el tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s