Australia·Viajes

Sydney: día 26

Domingo 22/05/16

Costó arrancar esta mañana de domingo, pero a las 6.30 am Alba y yo estábamos arriba. Agarramos los sandwich que habíamos preparado la noche anterior, nuestras botellas de agua, la campera y salimos. Previa pasada por un local de café adentro de la estación Central, a las 7.20 estábamos saliendo.

¿El destino? Katoomba station, la estación más cercana al Parque Nacional Blue Mountains.

Alba está hace meses en Sydney y todavía no había tenido oportunidad de ir. Y yo decido acompañarla porque me temo que la semana próxima empiezo a trabajar…

El parque está a 100 km de Sydney y para llegar nos demoramos casi dos horas en tren. Un tren super cómodo, con asientos amplios. Lo más loco es que por este viaje en tren no pagamos nada. En lo que respecta el uso de la red de transporte público, si en la semana ya pagaste ocho viajes (sean en colectivo o tren, cerca o lejos), si ya viajaste ocho veces, a partir del noveno viaje no te cuesta nada. No importa si viajás dos estaciones o 100 km. Así que en nuestro caso ninguna de las dos pagó ni un centavo.

Alba me despierta. Creo que dormí una hora y media, jaja, soy un oso. Bajamos en la estación y nos tomamos otro colectivo (gratis también) que nos acercó al primer mirador de este parque: Echo Point. Desde acá tuvimos la primer vista “azul” del día. Es increíble la bruma que se forma en este lugar.

IMG20160522101133[1]
Desde el mirador superior
IMG20160522101217[1]
Three Sisters (Las tres Hermanas, esos tres picos que se ven)

IMG_20160522_160209[1]

El parque es enorme y a pesar de haber estado casi todo el día, recorrimos una muy pequeña parte. Hay un teleférico (skyway) que cruza de un lado a otro, pero nos pareció que 40 dólares era un poco mucho por un tramo tan corto. Sí, debe haber sido preciosa la vista desde ahí arriba, pero también fue muy linda la caminata entre los árboles. En el medio de la caminata sacamos fotos a vistas espectaculares. Por suerte había poca gente a pesar de ser domingo, y hubo momentos que estábamos Alba y yo solas en el medio de la naturaleza.

Tengo un millón de fotos para subir, pero creo que estas son algunas de las mejores:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

También tuvimos un momento divertido y fue cuando nos subimos a una especie de trencito inclinado… acá abajo van algunas fotos. Se llama Katoomba Scenic Railway, y es famoso por ser el tren más inclinado del mundo. Tiene una altura de 250 metros y una inclinación de 52 grados. Pero mejor vean este video de youtube así se entiende lo que digo, jaja, hagan clic acá.

Nosotras veníamos caminando y sin saberlo, llegamos a la base de este tren, que es donde se baja todo el mundo. Como nadie controlaba quién entraba, Alba propuso de subir y yo no me animaba. Me convenció diciendo que pagaríamos arriba si alguien nos decía algo. Así que nos sentamos en el tren, las puertas se cerraron y empezó a subir.

El viaje hacia arriba estuvo genial, tuvimos una linda vista de las montañas y la gente gritaba como loca. Al cabo de 15 segundos, estábamos arriba. ¡No dura nada el viaje! Bajamos del tren y nadie controlaba nada. Así que salimos como entramos, gratis. Menos mal que no lo pagamos, jaja, no lo valía. Nos reíamos solas del culo que tuvimos.

Después seguimos paseando por ahí:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ya cansadas de tanto caminar y luego de habernos devorado nuestros sandwich, la tarde se nos empezó a venir encima. El último colectivo que nos llevaría a la estación pasaba a las 17 horas, entonces alrededor de las 16 decidimos pegar la vuelta. Nos tiramos un lance y volvimos al tren, pero esta vez queríamos subir para no tener que caminar 45 minutos cuesta arriba hacia la salida.

Pero dos veces no podía salirnos bien: esta vez nos agarraron y tuvimos que pagar ¡19 dólares! por usar el trencito. Sin chistar, eh.

La vuelta a casa fue rápida, y tanto como a la ida, me quedé dormida a los cinco minutos de salir.

Una salida más que recomendable y que no nos hubiera costado nada si no nos subíamos al trencito la segunda vez, jaja. Nos dijeron que hay muchas caminatas más para hacer y que muchos suelen quedarse a dormir en el pueblo más cercano para poder aprovechar el tiempo. ¡Así que volveremos otro día para intentar recorrer todo lo que nos falta!

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s