Australia·Viajes

Sydney: días 49 y 50

Martes 14/06/16:

El dedo amaneció mejor, ya se está cicatrizando. Dormí con la mano hacia afuera para que la herida no me toque las sábanas, jaja. Lo que fue bañarme y peinarme hoy, no podía ni doblarlo.

Hoy estuve viendo pasajes a Japón, estaban hasta ayer a buen precio pero ya ahora aumentaron. Me quiero morir. Empecé a ver hoteles y cosas como el JR Pass (el pase de trenes bala para moverse por Japón) y todo es bastante caro. No sé que hacer, me da un poco de rabia dejar pasar la oportunidad de estar en Japón con Dami, pero viajar sin organización me pone mal, no estaría disfrutando la previa de este viaje y sacando cuentas rápidas, sé que gastaré más dinero del que tengo.

Además de esto, estoy cansada, me di cuenta que me vengo acostando muy tarde y que duermo mal. Esto de llegar a medianoche a casa y luego ponerme a cocinar, o ver algo en la computadora o sentarme a escribir, hace que me vaya a la cama a las 2 o 3 de la mañana todos estos días. Y claro, a la mañana siguiente no puedo arrancar.

Hoy en el restaurante arranca una chica nueva. Trato de explicarle las cosas mejor de como me las explicaron a mí. Me cuesta un poco lavar los vasos con el dedo lastimado, porque el contacto con el jabón y el agua caliente me irrita un poco. Pero no puedo quejarme, me pongo una curita y sigo.

Nos repartimos entre todas los muffins que no se vendieron. Me agarro uno de chocolate y uno de fruta. Cuando a las diez estamos cerrando y empezamos a limpiar, pasa el dueño y pregunta a los gritos si sobraron muffins. Le decimos que no, obviamente, jaja, los tengo bien guardados en mi mochila.

Esa noche a las 12 estoy acostada. Hoy empieza el intento por irme a dormir temprano. Alba está en Fiji hasta el domingo, así que tampoco es que tengo a alguien con quien charlar cuando llegue. En casa todos duermen después de las 11. Con Marlous, la chica holandesa que vive en mi cuarto, no cruzamos palabras hace días… así que quedamos en ir a desayunar mañana. Así por lo menos la veo, jaja.

Miércoles 15/06/16:

Suena la alarma a las 8, me incorporo en la cama y la miro a Marlous desde mi cama. Yo duermo arriba, ella duerme abajo en la cucheta de enfrente. Se ríe y me da el OK para que sigamos durmiendo. Cambiamos desayuno por almuerzo. Ella se va a su clase de meditación y nos encontraremos luego para comer algo juntas.

A las 9 más o menos estoy despierta igual. Un placer arrancar el día a esta hora, ¿por qué me costará tanto levantarme temprano? Desayuno tranquila, hago videollamada con mis viejos y les cuento de mi dedo, ahora que sé que está curándose. Una ducha rápida y me voy a Kawa, un lindo café que está acá cerca del departamento. El día es bien otoñal, fresco pero soleado con un cielo tan celeste que dan ganas de comer en una mesa en la vereda.

Almorzamos muy rico y charlamos un montón. Me cuenta de su proyecto de viaje, de hace cuanto que salió de Holanda, de los lugares que visitó. Empezó en Rusia, estuvo en China y en Mongolia. Hablamos de su familia y de sus padres. Me parece una persona muy agradable para charlar y que tiene un montón de energía positiva. Deliramos con ir a Fiji juntas, luego de ver una foto que Alba puso en Facebook… Ya veremos.

IMG20160615122303

Volvemos al departamento, pero yo sigo de largo. Me voy al mercado de frutas y verduras, que hoy está abierto. No es que tenga muchas ganas de ir, pero hace una semana que vengo comiendo cosas congeladas. Necesito comer fruta, tener algo más verde en la alacena, comer mejor. Me compro unas mandarinas, bananas, morrones, una palta, cebolla morada y espinaca. Con esto tiro hasta la semana que viene. Lo bueno de venir acá es que no gasté ni 10 dólares.

Cuando vuelvo a casa, pensando en cuánto hubiera gastado en Argentina si compraba todo esto, me llama la atención un colectivo vacío… cuando levanto la vista veo que dice “driver training”. Sacan a entrenar al chofer y el colectivo está fuera de circulación, pero hasta te lo avisan. Me río sola por la calle. Qué diferentes son algunas cosas por acá.

Llego a casa con tiempo para una siesta y todo.
Pero puede fallar… me quedo dormida. No me puedo levantar de la cama.

Me tomo el bus en vez de caminar, pero llego tarde igual… entraba a las 16.30 y son 16.37.
Y la manager me lo hace notar.
Y yo aprovecho, y le digo la verdad: estoy cansada.
Necesito dormir todo un día de corrido, no quiero volver a casa cuando todos duermen.

Así que le consulto si existe la posibilidad de irme antes hoy… cuando todo se calme un poco. Me dice que si está tranquilo, no habrá problema.

Y estuvo tranquilo, así que esa noche a las 20 estoy afuera del restaurante. Feliz de la vida, voy a poder irme a dormir temprano hoy, comer con Marlous, ver un capítulo de Game of Thrones y estar a las 12 durmiendo. Mañana a la mañana tengo que trabajar, me toca repartir flyers. Mi primer día oficial, me pagarán y todo. Extraño la cama.

Pero, como siempre, algo pasa.

Me escribe Ben, mi amigo canadiense, que está en un bar con sus amigos. Le agradezco la invitación, pero le digo que mejor paso.

Y me dice que están jugando a una trivia.
La palabra mágica.
Amo las trivias, los juegos de mesa. Y encima en grupos, en un bar…

Ya fue, voy un rato.

IMG-20160615-WA0006
¡Empezó la trivia!

Estuvo muy divertida la noche. Compartimos unas cervezas, yo me comí una pizza.

Uno de los juegos de la trivia fue adivinar a qué película correspondía la canción… y todos desesperados tirando nombres y yo jurando por mi madre que esa canción era de Zoolander. Después de haberla visto 100 veces, esa la acerté. Pero no pegué unas cuantas después.

También hubo una sección de preguntas y respuestas. Algunas eran difíciles (qué sé yo en qué equipo jugaba Beckham en el 2003) pero otras sí las saqué de una, por ejemplo, qué significa la A en la palabra ADN, jaja.

También miramos una escena de una película y tuvimos que memorizarla para después responder consignas. Y por último nos dieron una hoja que tenía 10 fotos de mujeres famosas y teníamos que dar sus nombres y los nombres de sus parejas. Algunas nunca las tenía vistas, pero algunos nombres pude aportar… por ejemplo, el de Shakira.

Sumamos los puntos y de todos los equipos que estaban en el bar, el nuestro salió tercero. ¡Bastante bien! Nos ganamos una botella de vino. Más allá de que el premio es una pavada, lo mejor fue que la noche estuvo muy divertida. Y que me encantan las trivias. En este bar son todos los miércoles por la tarde/noche. Y se hacen también en varios bares de la ciuad por lo que estuve escuchando.

Obvio que la única manera de volver a ir a una va a ser que falte al trabajo.

Necesito tener algún día libre por semana. Me hizo bien salir a distraerme un poco. A pesar de que volví a casa temprano, no dormí tantas horas como quería, ni cené con Marlous, ni vi un capítulo de mi serie, nada. ¡Pero qué buena estuvo la salida!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s