Australia·Viajes

Sydney: día 54

Domingo 19/06/16:

Me puse la alarma para ver el partido de Argentina esa mañana… el teléfono sonó 8.50 am y sonaba, sonaba y sonaba… desde el piso: en algún momento de la noche se me habrá caído. ¿Me dormí con el teléfono en la mano? Con los ojos todavía cerrados, me bajé de la cama, lo agarré, apagué la alarma, y me volví a subir a la cama para seguir durmiendo.

Cuando me digné a levantarme, ya eran casi las 12. Marlous entra a la habitación (ella está despierta hace rato) y me dice que me río mientras duermo. Me acabo de enterar. Cuando nos ponemos a charlar un rato, me doy cuenta que soy la única en todo el departamento que sigue en la cama a esta hora. El partido, bien gracias.

Marlous tiene día libre hoy, así que estamos solas en el departamento. Y mientras desayunamos y charlamos de todo un poco, nos decidimos a darle para adelante con una idea loca que surgió estos días, y que anoche terminamos por confirmar.

¡Compramos pasajes para ir a Fiji!

Nos vamos por una semana nomás… y recién en un mes y medio…. ¡pero qué alegría tengoooo! Ni siquiera estaba en mis planes, pero Alba que hoy regresa de su semana allí, nos estuvo mandando fotos contándonos todo, que nos dio unas ganas tremendas de estar allá a nosotras también.

Fiji es como un paraíso, no puedo creer que voy a conocer una de las mejores playas del mundo. Y lo mejor de todo es que los pasajes no fueron tan caros. Viajar desde Sydney es una de las ventajas más grandes, ya que la oferta de aéreos es mucho más accesible.

fiji

Espero que se hagan las 13 horas… en Argentina son las doce de la noche y es el día del padre. Quiero saludarlo a papá, como todos los años. Después de varios intentos, logro comunicarme con mis hermanos. Papá duerme, pero mi hermana lo despierta para recibir mi saludo del “más allá”. Hace tanto frío que mis viejos se habían ido a dormir temprano… aprovecho y también hablo con mi hermana durante un rato. Ella, por salir con sus amigas. Yo, por almorzar.

A todo esto, llueve de nuevo. Llovió todo el día y no parece que fuera a parar. Un día gris y horrible. Lo único bueno de tener que trabajar un domingo como hoy es que me pagan más por hora.

IMG20160619114612[1]
El cielo gris, no para de llover

Miro un capítulo de Game of Thrones, me doy una ducha larga… y cuando salgo veo en mi celular un mensaje. En vez de entrar a las cinco, tengo que ir a las seis. La puta madre, odio entrar más tarde y encima peor con este día de miércoles.

Tranquila Paloma, pensá que te pagan más hoy.

Aprovecho entonces y me miro otro capítulo.

De repente, suena el teléfono. Es la manager de la cervecería. Que hoy no vaya directamente. Que llueve, que no anda nadie, que me quede en casa.

¿Y la verdad? ¡Me hicieron un favor!

Termino el día cocinando por primera vez en varios días, en casa, charlando con Marlous… llegó Alba del aeropuerto, recién bajada del avión y de su semana en Fiji y nos contó todo de su viaje. La escuchamos todos. Es la primera vez que los 7 estamos juntos en el living, escuchando atentamente las historias que Alba cuenta. Por primera vez somos todos como una pequeña familia.

Ya todos se van a dormir cuando decido ver el último capítulo de Game of Thrones de este domingo lluvioso. Y tal como mi compañero de piso me advirtió, es el mejor capítulo que vi hasta ahora.

(El mejor o el peor en verdad. Me mataron a todos mis personajes favoritos sin avisarme nada, estoy en shock después de esto, no puedo seguir mirando nada, tengo que apagar la compu, jajaja.)

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Sydney: día 54

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s