Australia·Viajes

Sydney: día 57

Miércoles 22/06/16:

Me levanto para ver el partido Argentina – Estados Unidos de la Copa América. Quería ir a verlo a la casa de Camilo así aprovechaba para verlo un rato y tomar unos mates… pero no llego, se me hace tarde, me quedé un poquito dormida. Así que lo veo en la computadora en casa.

Ganamos 4 – 0, bastante entretenido por suerte.

Mientras Marlous aprovecha su día libre para ir a verse con una amiga, yo estoy en el departamento, preparándome el almuerzo. En eso llega Alba que tuvo su trial en un puesto que vende paellas, trabajo donde un amigo suyo la recomendó. La veo cansada, está sensible: hoy es el cumple de su hermano y la moviliza mucho no poder estar en Barcelona con él.

Claro, ella está hace ocho meses acá en Sydney, es bastante tiempo. Yo todavía no me siento así, claro que extraño a mi familia y a mis amigos, y quisiera que estuvieran acá conmigo pero por ahora no siento esa “extrañitis”, esas ganas de volver… estoy muy feliz acá, la estoy pasando muy bien y no pienso en el regreso a casa todavía.

Después del mediodía, me voy con Ludovic al K-mart, el supermercado de cosas para el hogar. Amo el K-mart, hay de todo, todo lo que necesitas acá lo conseguís y a precios muy bajos. El dueño del departamento (el chino), nos encargó que compremos un nuevo placard para la habitación de los chicos (no es en la que duermo yo) ya que tienen muy pocos estantes y la ropa está tirada por todos lados. Y ya que estamos, con Ludovic aprovechamos y compramos vajilla nueva, un nuevo secaplatos, un perchero, un estante para zapatos… gastamos como 100 dólares en cosas para el departamento. Todas cosas necesarias, ninguna pavada, y gastamos 100 dólares.

Compramos cosas que a él seguro le da fiaca ir a comprar. Así que hicimos las compras por él y luego le mandamos la factura. Nos divertimos mucho yendo al K-mart, qué manera de reírnos y de pasear por las góndolas. Estuvimos a punto de comprar una juguera también, pero sospechamos que no iba a hacerse cargo de eso… como tampoco de los moldes para muffin que me encantaron ni de los cortantes de galletitas. Tampoco iba a querer hacerse cargo de los frascos de vidrio que vi para las especias ni de las cosas de cotillón para los cumpleaños.

Ludovic siempre me cayó bien pero no teníamos mucha relación. Ahora nos estamos empezando a llevar mejor, a conocernos un poco más. Él es de Montreal, Canadá y tiene sólo 19 años, es muy chico al lado mío, jaja. Suele ser el único que está despierto cuando yo llego del restaurant, a los dos nos toca trabajar de tarde/noche. Y también mira Game of Thrones, así que también compartimos eso.

Cuando termino con Ludovic veo la hora y corro para llegar a horario a restaurant. Corro varias cuadras sin parar. No puedo llegar tarde. Es miércoles y siempre estamos a full, con muchas reservas, porque hay 50% de descuento en los platos del menú.

Pero esa noche algo anda mal, porque está sorprendemente tranquilo todo. Tan así que a las 20.30 la manager nos dice que una de nosotras se tiene que ir. Como ayer pasó lo mismo y se fue la chica holandesa, hoy me toca irme a mí.

Así que sin querer, a las 9 de la noche estoy en casa cenando.

Al volver a casa temprano, puedo estar un rato con la gente del departamento.

Alba sigue sensible, y charlamos bastante… entre otras cosas, de cómo los viajes nos cambian. De cómo siente distancia con muchas de sus antiguas amistades, de cómo se siente el no poder contar con algunas personas de las que antes era inseparable…

Y pienso en que pasaron dos meses ya casi.

Que estoy muy feliz acá y creo que no quiero volver tan pronto para Argentina.

Que hay tantas cosas para hacer, tantos lugares por conocer, tantas islas por visitar…

Ojalá la vida me permita disfrutar todo este tiempo que me queda de este lado del mundo y poder contar con el apoyo de mi familia y de mis amigos para poder hacerlo. Sin duda, si no supiera que ellos me bancan desde allá, no podría estar haciendo esto.

Y sólo van 57 días. 

A esta visa le quedan un poco más de 300 días, pero quién sabe cuántos días le faltan a este viaje que recién empieza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s