Australia·Viajes

Sydney: días 78 y 79

Miércoles 13/07/16: 

Como si me lo hicieran a propósito, hoy a la tarde hay food tasting en la cervecería…  con lo que me gusta comer. Han cambiado el menú y nos citan a todos a que vayamos a probar los platos.

Pero no puedo ir. Si me avisan un día antes, no puedo. Trabajo en Barrafina hoy a la misma hora que empezarán a comer en el otro lugar.

Sigue la lucha en el departamento. ¿Qué hacemos, nos vamos, nos quedamos? Las chicas van a ir por la tarde a ver una habitación en una casa, donde tienen tres camas disponibles parece… Pero yo no sé si quiero. La verdad es que no quiero gastar más plata en alojamiento. Sé que dormir en una habitación de cuatro personas no es lo más cómodo del mundo, pero tampoco siento que valga la pena mudarme a una hora de mi trabajo para poder tener mi propia habitación. Si no estoy en todo el día acá adentro.

A veces es molesto llegar de trabajar y que en el living haya gente, que tenga que esperar para ir al baño, escuchar como roncan algunos… pero también forma parte de la convivencia. Por lo pronto, por acá sigue todo muy tranquilo: la chica belga nueva se la pasa en la cama mirando cosas en la computadora y el coreano se la pasa haciendo preguntas.

Jueves 14/07/16:

Hoy es el cumpleaños de mi abuela.
Y no la puedo llamar al teléfono fijo… ¡pero puedo hacer videollamada! Que es mucho mejor 🙂
La llamo y está con la vecina de enfrente… y al ratito nomás llega mi abuelo. ¡Qué alegría enorme poder verlos a los dos! Y verlos que están bien. Como no hay nadie despierto por acá ahora (es de noche), les muestro el departamento y les muestro la heladera y la alacena, jaja, se ríen de la cantidad de cosas que guardamos… me alegra mucho poder compartir con ellos estas cosas, y que ahora gracias a la tecnología sea mucho más fácil para todos.

PD: La abuela ligó un nuevo teléfono de regalo de cumpleaños, así que ahora también tiene whatsapp… ya la veo en los grupos mandando fotos y videos.

 …

Con esto de que trabajamos todos a distintos horarios, a veces con las chicas no coincidimos en días. Así que quedé hoy en desayunar con Marlous. Fuimos a Jillian’s Cakery, un café muy lindo que se especializa en tortas. Tremendo todo, son las 9 am y me quiero comer una cheesecake entera. Pero me conformo con un roll de canela calentito, una especie de factura con manzana y el infaltable café.

 

A la tarde me toca trabajar en el restaurant español…
Como hoy es 14 de Julio (día de la Bastilla), en muchos lugares de esta ciudad se homenajea a Francia con distintas cosas: hay una feria en no sé donde, un acto en la Embajada… pero ya todos saben que a mí lo que me interesa es la comida.

La cosa es que en el día de hoy, en una serie de cafés franceses que hay desparramados por Sydney, habrá 1789 croissants gratis para los clientes. Así que salgo un rato antes del departamento para poder tomarme un café tranquila y disfrutar la tarde por un rato al sol.

Elijo ir a uno que me queda de pasada: Bakers Maison. Y linda sorpresa me llevo cuando descubro que hay vino y quesos franceses para degustar también. ¡Viva la France!

 

Y para cerrar el día, en el restaurante me entero que en vez de pollo, esta noche en el menú de tapas que tenemos habrá chorizo. Y hace cuánto que no me como un asado… así que hoy llego a casa con una bandeja con dos chorizos, me compro un pancito y me hago un choripán.

¿Alguien cree que la estoy pasando mal acá?
(Al final el día de hoy estuvo todo relacionado con la comida, jajaja, me acabo de dar cuenta que pareciera ser lo único que me importa).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s