Australia·Viajes

Sydney: días 93, 94 y 95

Jueves 28/07/16:

Hoy reparto flyers en una zona muy linda de Sydney que se llama Double Bay, en un mercado de comida… pero a pesar de que el día está soleado y que se nota que anda gente por la feria, no tenemos mucho éxito. Tenemos 600 flyers para entregar y creo que entregamos 200. O menos. Muy aburrido. Tanto, que en un momento me cruzo y me compro algo para comer.

Después de ahí corro al restaurant, otra tarde movida y noche cerrando me esperan.

Viernes 29/07/16:

Hoy me levanté con pilas, me la pasé pensando que era mi último día de trabajo antes de Fiji y tenía un montón de energía. Estaba tan pero tan entusiasmada que hoy cuando hicimos cierre del restaurant… me olvidé una estufa en la vereda.

Cerré con llave, apagué las luces y cuando estoy a 3 cuadras del restaurante me llega un mensaje del dueño diciendo “te olvidaste esto afuera“. Una foto de la estufa. Una estufa de pie que pesa una tonelada y que mide casi dos metros. ¿Cómo me la pude olvidar?

Bueno, sí sé. Fue una noche de locos, el último cliente se fue a las 10 y el restaurante era una mugre, tardamos un montón en limpiar, en cerrar todo… tengo la cabeza en otro lado. Y los chicos de la cocina son los que entran todas las cosas pesadas que están en la vereda… esa noche salimos seis personas del restaurant, y ninguno vio la estufa, jaja. Aunque se supone que mi trabajo es supervisar y que no pasen esas cosas.

Peter entró la estufa al final. Yo ya estaba pegando la vuelta toda desesperada, pidiéndole disculpas por el descuido y me dice “dejá, ya la entré“. No es tan grave tampoco, no es que me olvidé a alguien encerrado en el baño. Pero este tipo tiene un carácter podrido…

Necesito vacaciones.
Espero tener trabajo cuando vuelva de Fiji… ¡aunque en este momento no me importa mucho!

Sábado 30/07/16:

Mi primer fin de semana sin trabajar… bah, me tocó repartir flyers al mediodía hoy también pero no me puedo quejar. Sólo fueron dos horas.
Lo disfruto yendo a almorzar primero a The grounds of Alexandria, un lugar que está un poco lejos del departamento, y que tiene una onda increíble. Alba recomendó este lugar y fue una gran decisión. Fuimos también con un compañero suyo del colegio, así que al ir en auto el viaje fue mucho más rápido.

¿Lo mejor de todo? Los postres que elegimos. Lo especial es que vienen todos “desarmados”. Yo me pedí uno que traía helado, el pocillo de espresso aparte y unas bolitas de chocolate que explotan en la boca. Alba se pidió uno que también estaba muy bueno, de chocolate. Hay cosas creativas y diferentes por todos lados, una linda sorpresa este lugar y para volver a ir con más tiempo.

Después de ahí, fuimos a pasear a la playa… hacía un poco de frío, pero estaba linda la tarde para caminar. Pasear por la playa siempre es lindo plan. Al volver a casa, armo la valija recién: tengo todo en mi mente, pero meter todo cuesta más de lo que pensaba. Me pruebo algunas cosas de Alba para llevarme… otras las termino dejando… Es difícil llevar sólo 7 kilos de equipaje, pero es lo que me permite la aerolínea. Entre remeras y bikinis, creo que la valija cierra bien. Mañana veré en el aeropuerto.

Esa noche terminamos saliendo de nuevo, pero a tomar algo a la Opera House. Como para despedir a Ludovic, que esta semana arrancará su viaje por Asia. Y como cierre de un gran sábado para mí.

¡Mañana me tomo el avión!
Valija hecha, pasaporte a mano, alarma 6 am.
Fiji te estoy esperando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s