Australia·Viajes

West Coast II – Road Trip (día 6)

Lunes 03/10/16
Día 161

Desayunamos y nos pusimos la malla y mucho protector solar.
Hoy nos toca hacer snorkel en una de las playas que quería conocer, de la que había visto fotos, de la que me habían dicho que era de las más increíbles que tiene este país.

Y fuimos para Turquoise Bay.
Esta playa está dentro de un parque nacional llamado Cape Range. Entramos con el camión, fuimos al centro de información a los turistas para leer un poco acerca de este lugar y así me enteré que acá hay… tiburones y manta rayas. ¡Dos de los animales que menos me gustaría cruzarme en el agua!

Leemos también acerca de los corales, de los peces de colores, de las corrientes del agua, del oleaje. También los mapas muestran por dónde hay que entrar a la playa, por dónde entrar al agua para hacer snorkel, por dónde salir.

Y yo no es que sea tremenda experta en el agua. No nado nunca en mar abierto, hice snorkel una vez en mi vida (hace dos meses, en Fiji), no practico deportes acuáticos… con lo cual leer todo esto, me dio un poco de… cagazo, jaja.  Lo iba a intentar igual, pero bue, la verdad es que arrugué un poquito.

En fin, tanta vuelta y llegamos a la playa. Juro que se me fueron todos los miedos cuando vi esto. ¡No me aguantaba las ganas de zambullirme!

img20161003100254

Así que bueno, a meterse al agua y a disfrutar entonces“, me auto convencí. Hace un calor enorme, me saco la ropa y voy corriendo a meterme al agua…  ¡y estaba HELADA! No era que estaba un poco fría, realmente estaba congelada. Y yo que esperaba que a estas latitudes hubiera un poco de agua calentita, jaja. ¡Qué bronca tenía! Frustrada entonces, me voy a poner la máscara de snorkel… y empezó la lucha: que no me ajusta bien, que me entra agua, que está empañada, que no veo bien.

En algún momento, quedó algo así.

img20161003100604

Y bueno, junté coraje y me metí. Mis compañeras ya nadaban hace rato.

La corriente era realmente muy fuerte y había que prestar atención hacia donde te iba llevando. No era peligroso, pero si tenías que estar atenta. Pude ver algunos peces lindos ya desde la orilla y algunos corales también. Pero lo más interesante por descubrir estaba mar adentro. Había que nadar un poco más lejos. En eso estaba, cuando me entró agua por la nariz. A mí sola me pasan esas cosas. La máscara no estaba tan bien colocada… ¡y encima se me empañó! Dejé de ver las cosas con claridad, me enojé tanto, me sentía tan tonta, que salí del agua y me fui hacia la orilla… con la máscara colgando de la cabeza.

Disfruté tomar sol y mirar a la gente meterse al agua. Muchos de mis compañeros se metieron hasta tres veces. Algunos vieron tortugas marinas, otros vieron peces espectaculares. Pero para mí el agua realmente estaba fría, así que no me volví a meter.

Después de la mañana en este lugar tan lindo, volvimos al camping, donde almorzamos tacos. Una gran sorpresa después de cinco días almorzando sandwich. Una ducha y salimos todos nuevamente a la ruta. Nos esperaban unas cinco horas de viaje hasta llegar a Coral Bay, el próximo destino.

Mientras tanto, Sharpie nos cuenta que mañana es el día libre del viaje, y que hay una actividad programada de todo el día para ir en barco a hacer snorkel más hacia mar adentro. Esta actividad se paga aparte, con lo que no está incluida en el tour, y no es obligatoria. La hace el que quiere. Se anotan casi todos… Yo primero dudo, pero después de que todos me insisten, me anoto en la lista. Nadar entre tortugas y manta rayas seguro debe ser increíble, aunque a mí me asuste un poquito.

Llegamos al atardecer a Coral Bay… y nos tocó un hostel bárbaro. Con pileta, bar, mesas de pool, mesa de ping pong, música. ¡Una fiesta! Compartimos con las chicas una habitación de diez camas. Tenemos hamburguesas y cervezas esa noche. Es la primera noche libre, no tenemos que cocinar.

Estoy en el bar con mis compañeras de viaje cuando me escribe Marlous, mi compañera de piso. Que está viajando también por la costa oeste, igual que yo. Me pregunta cómo la estoy pasando, qué andamos haciendo…  Y descubrimos en ese preciso momento que ella está viniendo al mismo hostel donde estoy parando yo. Cuando la vi entrar en el hostel, nos dimos un abrazo como si hace seis meses que no nos viéramos, jajaja.

Esa noche entonces charlamos de lo lindo hasta que se hizo la hora de ir a dormir.
Mañana tendremos todo el día juntas para charlar y tomar sol.

Porque llamaron de la agencia, y no había cupos para todos los que nos anotamos en la lista. Así que me di de baja de la excursión. Tal vez me arrepienta, pero me divierte más charlar con una amiga y tener el día libre que nadar con una mantaraya en este agua congelada, jajaja.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s