Tailandia·Viajes

Impresiones de Tailandia

¡Hola a todos!

Un poco tarde aparezco por acá. He tenido la suerte de poder viajar dos meses sin trabajar. En mi vida pensé que trabajando cuatro meses iba a ahorrar tanta plata para poder hacer esto. Trabajé mucho durante el invierno australiano, llegué a tener tres trabajos en simultáneo. Pero desde el 21 de Septiembre que me tomé el primer avión hasta hoy 17 de Noviembre que aterricé nuevamente en Sydney estuve libre: libre de horarios, libre de responsabilidades. Mi máxima preocupación fue cómo armar un bolso de 7 kilos para todo el viaje (lo que me permiten llevar las aerolíneas sin tener que pagar).

Ahora que acabo de regresar de Tailandia, me siento a escribir esto y no puedo creer lo afortunada que soy de haber podido estar dos meses viajando.

Y quiero escribir algo ahora que está todo fresco en mi cabeza.

.

Tailandia es un país del que sabía muy poco antes de ir. No había tenido tiempo de leer mucho, ni de armar itinerarios como a mí me gusta. No habíamos reservado muchos hoteles ni comprado pasajes internos. Todo iba a fluir, me repetía como un mantra, deseando que todo saliera bien.

Y salió perfecto.

Primero que todo, y como muchos ya me habían advertido antes de ir, Tailandia es uno de los países de Asia donde es más fácil viajar. Los carteles están tanto en inglés como en idioma local, mucha gente habla inglés, pero sobre todo, mucha gente se esfuerza por hacerse entender. Y si el idioma es una barrera, sonriendo siempre se llega a todos lados. A Tailandia le dicen la tierra de las sonrisas. ¡Y es así!

Hay muchísimos tipos de alojamiento, desde hoteles cinco estrellas hasta guesthouses, ideal para todos los presupuestos. Antes de salir, nosotras decidimos que nos íbamos a dar el gusto y durante todo el viaje tuvimos habitación privada. Nada de hostel ni de camas cucheta. Tailandia en ese sentido es económico, por lo que la verdad no vale la pena dormir en cuartos compartidos en un hostel por 6 dólares, si por 15 ya conseguís algo en un hotel.

También el tema transporte es accesible: desde taxi hasta el famoso tuktuk, es muy barato moverse en este país. Hasta los pasajes internos en avión son económicos por la cantidad de aerolíneas que hay (y eso que nosotras compramos todo ahí mismo, sólo con unos días de antelación). Nos hemos movido en taxi principalmente (y negociando el precio antes de subir), en avión (para los tramos largos entre ciudades), y en las ciudades hemos viajado en tuktuk, en moto, en subte y en barco. Nos quedaron pendientes los trenes de larga distancia, que dicen que funcionan bien y reemplazan a los aviones en los tramos internos (son muy baratos los trenes nocturnos, y encima te ahorrás la noche de hotel).

Los nenes se ríen y juegan en la calle mientras las madres atienden los puestos en el mercado… Ah, los mercados. Puestos de comida donde probar platos típicos tailandeses como el pad thai (fideos fritos con verduras) o arroz frito por menos de 4 dólares. Muchos pescados y mariscos, todo fresco y  precios accesibles. Frutas cortadas que te las venden en bolsitas, como mango, papaya, sandía. Y los insectos fritos en pinchos (sólo les saqué fotos, no me animé a probar). También por todos lados hay helados, sopas, cocos, jugos de fruta. Y el descubrimiento del arroz con mango, un postre hecho con un arroz pegajoso y dulce, y mango en trocitos. ¡Una delicia!

¿Tailandia es segura? Sí, no tuve miedo en (casi) ningún momento del viaje. Salvo en el primer contacto, ese cuando aterrizamos en Bangkok, ciudad caótica si la hay, enfrentándonos al tráfico, al ruido, al regateo, todo en el mismo momento. Ahí sí estaba nerviosa. Pero con el correr de los días todo cambió.

Tailandia no es sólo islas paradisíacas y fiesta en la playa. En el norte del país hay ciudades increíbles como Chiang Mai, con unos paisajes increíbles. Montaña, selva, animales, ciudades antiguas, gente más tranquila. Una Tailandia más auténtica. Estuvimos en Pai, pueblo hippie en el medio de la montaña, donde llegamos después de tres horas en un viaje de curvas en altura. Pero obviamente que en el sur es donde están las postales: las famosas islas Phi Phi no me las podía perder, pero también estuve en Koh Lanta y visitamos otras islas más chicas, pero no por eso menos hermosas.

.

Al tener pasaporte argentino tenemos tres meses de estadía en el país. Sólo estuve 15 días y ya sé que quiero volver. Me quedé fascinada con esta cultura nueva, con este primer descubrimiento de Asia. Ahora es momento de volver a trabajar y de tener una rutina nuevamente. Lo necesito, tengo que empezar a ahorrar dinero otra vez. Espero que pronto pueda estar nuevamente embarcada hacia otra aventura.

Pronto se vienen los diarios de viaje de cada día  que pasé en Tailandia… porque sí, porque me divierte todavía hacerlo, cada día escribía un poco para no olvidarme nada. Hay muchas anécdotas, muchas risas e historias.

Anuncios

2 comentarios sobre “Impresiones de Tailandia

  1. Que bello Tailandia!! mi hijo estuvo a punto de programar sus vacaciones para ahí. Pero el es celiaco y en ningún hotel le supieron informar si había comida sin tacc. Se quedó con las ganas de conocer.

    Me gusta

    1. La verdad que es un país hermoso. Me quedé pensando respecto a la comida, y no recuerdo muchas opciones sin TACC. En Australia todos los restaurants tienen que indicar en el menú los platos vegetarianos y aquellos sin gluten. Pero en Tailandia la verdad que no vi nada de eso…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s