Alemania·Viajes

El festejo después de cumplir 30

Ya les conté que el día de mi cumpleaños número 30 me la pasé viajando de una ciudad a otra… Amanecí en Holanda y dormí en Alemania. Y llegué a Munich muy tarde, para cenar con Lisa y con su novio. Alcanzó también para soplar las velitas en su casa. Pero ella había planificado todo un día de actividades por mi cumple y al llegar tan de noche, no pudimos hacer nada.

La verdad que no había organizado nada para todo el mes que iba a pasar en Europa. Iba a dejar que me sorprendan todos, decir que sí a todas las propuestas. Primera vez en mi vida que viajo sin mirar un mapa ni chequear una guía. Pero Lisa sí que había leído de todo y tenía todo el día ya armado, con horarios y actividades.

Así que a la mañana siguiente, a las 7 am estábamos desayunando. Con lo que a mí me cuesta madrugar… Pero ella insistió: no podíamos perder tiempo.

El primer lugar al que fuimos quedaba a una hora y media de Munich. Fuimos en auto: Lisa al volante y yo de copiloto, mirando por la ventana todo, con los ojos que se me iban de la ruta para mirar los campos, las colinas y los animales. Esas praderas de película, con el pasto que parece de algodón verde. A lo lejos, empiezan a verse las montañas… no hacen ni 30 minutos que salimos. “Son los Alpes” me confirma Lisa. Hacia allí estamos yendo.

Estamos en un lugar que se llama Garmisch-Partenkirchen. Es cerca de la frontera con Austria. Estacionamos el auto y empezamos a caminar. Bordeando la calle, hay un sendero por donde caminar. Veo unas 20 vacas con cencerros que les cuelgan del cuello, y una señora con un vestido largo de tela cuadrillé celeste las va empujando. Parece una escena de una película.

El camino se fue metiendo hacia adentro del bosque, bordeando un río, y vamos escuchando agua caer más adelante. Los árboles son altísimos, hay mucha vegetación, aire puro. No nos cruzamos con mucha gente. Una hora y un poco más es lo que tardamos en llegar al refugio, donde pagamos 4 euros para poder entrar a la verdadera sorpresa. Y yo que pensaba que la caminata era lo lindo de ese lugar…

Una vez que cruzamos el refugio, el camino fue bordeando la montaña y por encima de un río de deshielo, por una pasarela de madera muy angosta, que a veces cruzaba por encima del agua helada y otras veces, se convertía en túnel y había que caminar en la oscuridad. ¡Qué lugar más impresionante! Por tramos teníamos que cruzar algunos puentes muy pequeños y de repente, pasar por abajo de una catarata de agua y terminar empapadas.

Estábamos cansadas, no era un camino muy fácil de hacer, pero el lugar era tan hermoso, era tan lindo estar caminando por ahí que nos sentíamos muy bien. No llegamos hasta arriba de la montaña, pero lo que caminamos (casi 2 horas) bien valieron la pena.

Volvimos al auto y almorzamos unos sandwich… en el auto, porque “no hay tiempo para parar a comer“. Me preguntaba adónde estaríamos yendo ahora. Otra hora y media de manejo, el GPS nos hizo cruzar a Austria por unos kilómetros, y cuando paramos a cargar nafta en el auto, yo saqué esta foto. ¿Puede ser tan lindo todo por acá?

IMG20170822144156

Volvemos a la ruta y yo sin saber adónde estamos yendo.  Los carteles que iba viendo decían algo de “schloss” pero yo no sabía qué quería decir. Recién llegando a la segunda parada del día, veo un montón de autos, un montón de gente, un montón de micros, un montón de turistas asiáticos… Y en eso, veo una imagen de postal.

Habíamos llegado al famoso castillo de Disney.

DSC05840

Lo vi ahí, tan cerca. No lo podía creer. El famoso castillo de Neuschwainstein, en el que se inspiró Disney para crear el logotipo de WaltDisney World. Alguna vez en Australia, le había comentado a Lisa que quería conocerlo, pero no sabía que me iba a llevar ahí en ese momento. Dejamos el auto estacionado un poco lejos (no había lugar en ningún lado, estaba realmente lleno de gente) y empezamos a caminar… Para poder llegar al puente que funciona como un mirador tuvimos que caminar casi una hora y media en subida, y hacía un calor… Estaba la opción de tomar un bus pero costaba como 5 euros así que ni lo consideramos, jaja.

Toda la gente iba llegando al mismo lugar que nosotras, familias, gente grande, muchos niños. Y cuando llegamos al puente, era realmente chiquito, y había 50 personas tratando de sacarse una selfie con el castillo de fondo. Nosotras también lo intentamos, pero estábamos tan muertas de calor, que las fotos son espantosas. Así que mejor les dejo una del castillo, que es mucho más lindo.

DSC05842

Cuando volvíamos hacia el auto, Lisa me cuenta que había averiguado un poco antes de venir y que ese puente era el mejor lugar para ver el castillo, que era el punto de donde más se apreciaba. Supongo que lo mismo habían leído los otros 50 que estaban con nosotras ahí. También había leído que por adentro no valía tanto la pena, sobre todo siendo que yo ya había estado en el palacio de Versalles, como que no me perdía de nada. La entrada creo que costaba como 12 euros, tampoco es que era tan barato. En fin, fue una breve pasada por el Neuschwainstein Castle y a seguir viaje. Pero qué lindo qué fue haber podido verlo tan de cerca.

El día no había terminado aún. Eran las 16.30 cuando dejamos atrás el castillo y volvimos a la ruta. Lisa estaba preocupada, de acuerdo a su plan estábamos una hora atrasadas. Igualmente, maneja muy prudente y nunca se pasa de la máxima permitida. El GPS nos mandó por un camino rural, tuvimos que salir de la autopista. No entendíamos nada. Supusimos que había ocurrido un accidente y que por eso nos desviamos. Pero la cuestión es que recién a las 18 estábamos estacionando… enfrente de un parque de diversiones.

Es una lástima que no haya fotos de mi cara de sorpresa.
¿Qué estamos haciendo acá?

Me dijiste una vez que nunca te habías subido a una montaña rusa… no podés tener 30 y no haberlo intentado, así que hoy es el día – me dice Lisa, con una sonrisa enorme.

Sí, es verdad. 30 años y nunca fui a un parque de diversiones. Siempre me dieron miedo, de chicos nunca tuvimos un parque de diversiones cerca, y el Parque de la Costa que queda en Tigre (cerca de Buenos Aires) nunca nos llamó tanto la atención supongo porque nunca nos llevaron mis viejos.

Pero ahí estábamos: Lisa, yo y el parque de diversiones. Corrimos hacia la entrada, el parque cierra a las 19. Ella se pone a hablar con la señora de la caja, quien nos vende las entradas. Todo en alemán, obviamente. Yo mirando el cielo, sin entender una palabra. Cuando entramos al parque, Lisa me explica la situación.

Le dijo que era mi cumpleaños, que cumplí 30 y que nunca me había subido a una montaña rusa. Entonces le preguntó a la señora si había mucha fila en los juegos, para saber si nos convenía entrar igual aunque el parque cerrara en una hora o si era mejor volver mañana. La señora, una genia, le vendió las entradas a mitad de precio y le dijo “corran, que no hay mucha gente y así llegarán a subirse a varios juegos“.

Así que, otra vez a las corridas, pero esta vez dentro del predio: tenemos una hora para subirnos a la mayor cantidad de juegos posible. En el primer juego, casi escupo el corazón y puteé un par de veces. Era como un carro de forma redonda, dos personas sentadas de cada lado. De esos que giran sobre su eje y dan vueltas locas para un lado y para el otro. Grité mucho y cerré los ojos. Lisa se reía al lado mío. Arrancamos con el peor juego de todo el parque, jaja, pero era el que no tenia fila. Después subiríamos a dos juegos de agua, tipo toboganes gigantes, y a una montaña rusa más normal, sin tantos giros de 360 grados, jaja. ¡Y esa sí que la pude disfrutar!

IMG-20170822-WA0039

Resumen del día: un gran festejo de cumpleaños. Un día distinto, sin duda, donde caminamos 18 kilómetros en total y donde Lisa manejó casi 7 horas en total. Una genia.

Llegamos a Munich cerca de las diez de la noche, y cuando nos encontramos con Sebastian, el novio de Lisa, ninguna de las dos podía mantener una conversación de lo que cansadas que estábamos, jaja. Creo que ninguna aguantó despierta hasta la medianoche.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s